Direcciones controladas

Las direcciones controladas nos permiten controlar si un proveedor de servicios ha creado y enviado un mailing y, en caso afirmativo, cuándo y cómo. Las direcciones controladas se pueden usar además para demostrar la distribución y/o el uso ilegal de listas de direcciones.

Si en una campaña de marketing directo el mailing se imprime, se mete en un sobre y entrega a una empresa postal por un proveedor de servicios externo, entonces se recomienda añadir a las direcciones que querremos solicitar una o varias direcciones controladas. De esta manera podemos probar fácilmente si y cuándo se ha creado y enviado el mailing. Por medio del ejemplar de control se podrá además comprobar la impresión y la composición de la circular.

Las direcciones controladas se pueden usar además para demostrar la distribución y/o el uso ilegal de listas de direcciones. Esto se suele hacer sobre todo cuando se alquilan datos de direcciones. En este caso concreto, la empresa que alquila las direcciones normalmente tiene derecho de usarlas durante un único envío de publicidad. La empresa naturalmente podrá seguir usando las direcciones de clientes procedentes de este envío de publicidad. Pero si las demás direcciones se usan para otra campaña de marketing directo, entonces la empresa infringe las condiciones bajo las cuales se le han alquilado estas direcciones. Con ayuda de las direcciones controladas, el proveedor de direcciones podrá demostrar fácilmente la infracción de la empresa en cuestión. Si llega más de un mailing de la empresa a la dirección controlada, entonces ésta ha infringido los términos del contrato de alquiler.

Con el mismo método se podrá proteger contra abusos cualquier otra base de direcciones, como por ejemplo nuestros propios datos de clientes. Para poder demostrar la distribución ilegal de datos de clientes, éstos deben ser usados con fines publicitarios. De principio, las direcciones controladas no podrán impedir este abuso con fines publicitarios. Si los datos distribuidos ilegalmente no se usan con fines publicitarios, entonces la distribución de los datos no podrá ser demostrada con este método.

Autor: Thomas Hainke